¿Que es?

Diagnóstico

Tratamiento y evolución

Tipos de crisis

Síntomas clínicos

Factor genético

Slide background

Promoción de la investigación

sobre el síndrome de Dravet

y las canalopatías epilépticas asociadas

Proyectos

Principios

Hablemos

Oportunidades

Proyectos sociales

Vivir con Dravet

Enlaces de interes

Test genético

Beneficios de la Fundación

Unidades asistenciales

Slide background

El objetivo principal es avanzar en

el conocimiento de la causas de la

enfermedad, mejorar su tratamiento y hallar

medicamentos efectivos que permitan

eliminar, mitigar e incluso

curar la enfermedad.

Nuestra Historia

Misión, visión y valores

Dossier y Videos

Organización

Slide background

Como ayudar

Nuestro fin de promover e incentivar la investigación del síndrome de Dravet es sólo posible gracias al compromiso constante y la generosidad de nuestros colaboradores y donantes. Nos gustaría darte las gracias por ayudarnos a conseguir los máximos fondos posibles.

EnglishSpanish

Sobre el Síndrome de Dravet

El Síndrome de Dravet, también conocido como Epilepsia Mioclónica Severa de la Infancia (SMEI), fue descrito en 1978 por la psiquiatra y epileptóloga Charlotte Dravet. Desde 1989 la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) lo incluye dentro del apartado de ‘Epilepsias y síndromes indeterminados respecto a la localización con crisis generalizadas y focales’. El Síndrome de Dravet es una enfermedad de origen genético y se encuadra dentro de la familia patológica de las canalopatías, ya que aproximadamente el 75% de los pacientes afectados presenta una mutación en el gen SCN1A.

La edad de aparición de la enfermedad se sitúa entre los 4 y 12 meses de vida, caracterizándose por convulsiones clónicas o tónico-clónicas generalizadas o unilaterales de duración prolongada tanto en un contexo febril como en ocasiones en ausencia de fiebre. En edades más avanzadas, es frecuente la aparición de otro tipo de crisis, como mioclonías, ausencias atípicas y parciales complejas, el retraso cognitivo se hace más evidente así como la aparición de otros signos neurológicos (ataxia) y alteraciones graves de la conducta.

Esta enfermedad es una de las variantes más severas de las canalopatías descritas hasta la fecha. Las convulsiones febriles, variantes benignas de la enfermedad, también forman parte de esta familia.

¿Cuántos afectados existen?

El Síndrome de Dravet no se describió hasta finales de 1970 y hasta 2003 no existió un test genético que ayudara a diagnosticar la enfermedad. Esto explica que el número de afectados no se conozca con exactitud. Se estima que la incidencia de la enfermedad es de 1 entre 20.000 nacimientos, lo que la encuadra en el grupo de enfermedades raras (1/2.500).

Aproximadamente un 25% de los pacientes presenta una historia familiar de epilepsia. Según los cálculos de la Fundación Síndrome de Dravet, en España debe haber unos 200 pacientes correctamente diagnosticados. Sin embargo, los datos de prevalencia de la enfermedad nos invitan a pensar que el número de pacientes diagnosticados debiera ser superior a 2000.

 

Epilepsias relacionadas

Grupo de epilepsias relacionadas con una causa genética similar:

Convulsiones febriles (FS)

Convulsiones febriles plus (FS+)

Epilepsia generalizada con convulsiones febriles Plus (GEFS+)

Epilepsia multifocal infantil severa (SIMFE)

Epilepsia severa mioclónica borderline (SMEB)

Epilepsia limitada a mujeres con retraso mental (EFMR)

Epilepsia severa mioclónica de la infancia (SMEI)/síndrome de Dravet (SD)

Epilepsia intratable de la infancia con convulsiones tónico-clónicas generalizadas (ICE-GTC)

El Síndrome de Dravet es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por una epilepsia severa resistente al tratamiento que presenta las siguientes características clínicas y electroencefalográficas:

Inicio en el primer año de vida

Desarrollo cognitivo normal previo al inicio de la crisis

Resistencia al tratamiento farmacológico

Crisis convulsivas prolongadas (más de diez minutos)

Normalidad inicial con deterioro posterior del EEG, asociado a deterioro cognitivo progresivo con ataxia y otras alteraciones motoras

En la mayoría de los casos, las crisis epilépticas comienzan en el primer año de vida. Las primeras crisis están relacionadas con la aparición de fiebre y son convulsiones generalizadas tónicas-clónicas o unilaterales. En muchas ocasiones estas crisis desembocan en status epilepticus, episodios de más de veinte minutos de duración. Con el tiempo, también aparecen crisis afebriles o relacionadas con otros estímulos, y otro tipo de convulsiones como las mioclonías, ausencias atípicas y crisis parciales-complejas.

A partir del segundo año se empiezan a observar síntomas de retraso en el desarrollo cognitivo y psicomotor. En muchos casos se observan ataxia, trastornos incluidos dentro del espectro autista, problemas alimenticios, de crecimiento y trastornos del sueño. El habla suele ser una de las facultades más afectadas.

Existe un alto porcentaje de casos que no cumplen todos los requisitos señalados. También se hallan otras formas de epilepsia de inicio clínico similar pero que no evolucionan de forma tan negativa.

Factores desencadenantes de las crisis en el síndrome de Dravet

Cuadro de fiebre

Cambios bruscos de la temperatura corporal (baño, calor, ejercicio físico,…)

Determinados estímulos como patrones visuales, luces, etc…

Emociones intensas

 

Los trastornos habituales asociados al espectro del Síndrome de Dravet

Coordinación, crecimiento y nutrición

Características del espectro autista y discapacidades de comunicación

Problemas cardiovasculares

Desarrollo y trastornos cognitivos

Salud dental

Disautonomía (problemas con las funciones corporales automáticas: regulación de la temperatura, disminución de la sudoración, función intestinal lenta y frecuencia cardíaca a veces rápida)

Infecciones respiratorias recurrentes e infecciones del oído

Condiciones ortopédicas (como deformidades de los pies, curvatura de la columna vertebral o escoliosis y dificultades para caminar)

Trastornos del sueño

 

SUDEP

La mortalidad asociada al Síndrome de Dravet ha sido descrita en estudios previos con porcentajes superiores al 15%, generalmente debida a SUDEP o muerte inesperada del paciente con epilepsia. Se ha producido una leve mejoría de los datos en los últimos años que puede ser debida a un mejor manejo de las crisis y a una mejor elección de los fármacos antiepilépticos.

¿Qué son las crisis epilépticas?

Las crisis o ataques epilépticos son episodios de alteración de la función del cerebro en forma de hiperexcitabilidad neuronal.  Durante ellas la señal eléctrica que utilizan las neuronas para comunicarse entre sí se propaga de forma desordenada y excesiva a otras neuronas vecinas e incluso a regiones alejadas. Las crisis epilépticas afectan a la corteza cerebral, donde se albergan funciones cerebrales que requieren de nuestra voluntad (por ejemplo hablar, entender, pensar, memorizar, mover los músculos, prestar atención) y es la que recibe información de los órganos de la visión, el oído, el tacto, el olfato y el gusto. Cuando se produce una crisis epiléptica se alteran una o varias de estas funciones, por este motivo, los síntomas durante las crisis epilépticas son muy variables y reflejan la función de la región de corteza cerebral que ha provocado el inicio de la crisis y las funciones de las zonas donde se propaga.

Las crisis suelen tener una duración breve, menos de dos minutos, a veces sólo unos segundos. Inmediatamente después de una crisis las neuronas afectadas pierden transitoriamente su función, pues durante la excitación eléctrica consumen toda su energía. Por este motivo, después de cada crisis los enfermos suelen encontrarse cansados, somnolientos, confusos, con debilidad en alguna parte del cuerpo o con dificultad para hablar durante minutos o varias horas. Pasado este tiempo las neuronas recuperan la energía y reanudan su función normal.

¿Por qué se producen las crisis?

Crisis_ES

¿Qué es un estatus epilepticus?

El status epilepticus es una emergencia neurológica que requiere una atención inmediata. El diagnóstico y el tratamiento deben ser continuos a lo largo de los primeros minutos hasta su resolución. El estatus epiléptico puede ser convulsivo o no convulsivo y la monitorización electroencefalográfica continua es de gran ayuda para el diagnóstico y para valorar la respuesta al tratamiento. Las benzodiacepinas y la fenitoína son los fármacos de elección de primera y segunda línea. No existe consenso sobre los tratamientos de tercera y cuarta línea, entre los que se encuentran: fenobarbital, valproato, levetiracetam, propofol, midazolam, barbitúricos y otros.

Tipos de crisis

Las crisis epilépticas se dividen en dos grupos principales: crisis focales o parciales y crisis generalizadas. Las crisis focales se originan en una región circunscrita de la corteza cerebral, y desde ahí pueden propagarse a otras regiones. Si se asocian con confusión o alteración de la conciencia se denominan crisis parciales complejas, si no se asocian con alteración de la conciencia, son crisis parciales simples. Las crisis generalizadas se originan simultáneamente en los dos hemisferios cerebrales y se asocian con alteración de la conciencia.

Los tipos de convulsiones más habituales en el Síndrome de Dravet son:

Crisis tónico-clónicas. Son crisis generalizadas (implican los dos hemisferios cerebrales). Comienzan con una rigidez en brazos y piernas (fase tónica), seguido de movimientos espasmódicos en brazos, piernas y cabeza (fase clónica). Los afectados pierden la consciencia durante la convulsión. Estos episodios son habituales en el Síndrome de Dravet a cualquier edad.

Mioclonías. Las mioclonías son movimientos involuntarios, breves, parecidos a sacudidas que provocan una contracción muscular brusca. Son consideradas crisis generalizadas, aunque en alguna ocasión pueden ser focales, causando movimientos bruscos de cabeza, brazo, o párpados.

Crisis focales. Las crisis focales afectan a un área limitada del cerebro y el afectado mantiene la consciencia. En el caso de una crisis parcial compleja se pierde dicha consciencia.

Crisis de ausencia. La mayoría de las ausencias típicas duran solo unos pocos segundos, suelen ser episodios de mirada fija o “ausencias”. Estos episodios pueden ocurrir muchas veces al día. Las ausencias atípicas comienzan de manera más lenta y duran más.

El Síndrome de Dravet es una canalopatía. Aproximadamente el 75% de los pacientes con esta enfermedad presenta una mutación puntual del gen SCN1A. Dicho gen codifica para la subunidad α de tipo I del canal de sodio denominado Nav1.1. Este gen alternado es incapaz de generar proteína funcional adecuada para mantener un correcto funcionamiento cerebral. A este concepto le llamamos haploinsuficiencia . Explicado de una forma más sencilla de entender, el gen SCN1A tiene la información para construir una proteína que forma el canal de sodio en las neuronas, al producirse la mutación se origina una proteína con unas características funcionales alteradas.

Hasta la actualidad se han descrito más de 800 mutaciones diferentes en SCN1A en pacientes con Síndrome de Dravet, distribuidas aleatoriamente a lo largo de los 26 exones que componen el gen. La mayoría de las mutaciones de SCN1A son de novo, es decir, que se expresa por primera vez en una familia. Existe un 5-10% de mutaciones Familiares.

Hay descritos casos esporádicos de mutaciones en pacientes Dravet en PCDH19, SCN9A SCN8A, GABRG2, SCN1B, entre otros genes.

Aproximadamente un 5% de los casos diagnosticados como Síndrome de Dravet encuentran la causa molecular en la mutación del gen PCDH19. Definiendo una entidad clínica independiente de Síndrome de Dravet, la Epilepsia Limitada a Mujeres con Retraso Mental (EFMR), un desorden con un patrón de herencia ligado al cromosoma X poco habitual.

Otros genes, como SCN8A y SCN9A, han sido descritos como genes modificadores del fenotipo en síndrome y podrían explicar el amplio espectro fenotípico de los pacientes con síndrome de Dravet. Aproximadamente un 20% de los pacientes con diagnóstico clínico sugestivo de Síndrome de Dravet no presenta mutación en los genes asociados a la enfermedad conocidos hasta ahora y resultan en un diagnóstico genético molecular no caracterizado.

Un diagnóstico genético positivo no implica que se vaya a desarrollar un Síndrome de Dravet completo. Hay otros factores que influyen en la enfermedad ya que hay otros genes que pudieran hacer de reguladores. El diagnóstico genético es una herramienta de ayuda para la confirmación de la sospecha clínica.

Aún hay mucho por comprender sobre las causas del síndrome de Dravet y la investigación se halla en una fase inicial.

¿Qué es una mutación genética?

La mutación es una modificación que se produce en el ADN de una persona. El ADN es una molécula de gran tamaño que guarda y transmite de generación en generación toda la información necesaria para el desarrollo de todas las funciones biológicas de un organismo. El ADN está formado por la unión paralela de dos cadenas, cada cadena se encuentra conformada por cuatro diferentes nucleótidos. El ADN de todos los organismos vivos está formado por solo éstos cuatro nucleótidos.

El ADN es una acumulación de genes (fragmentos de ADN) y cada gen es la clave para la producción de una proteína. Por explicarlo de una forma sencilla, sería algo así como las instrucciones para construir un mueble.

El gen SCN1A contiene las instrucciones para construir los canales de sodio en las neuronas. Las neuronas con las células que están en el sistema nervioso, son células especiales ya que están diseñadas para transmitir información. La información la transmiten mediante la sinapsis. La sinapsis conecta unas neuronas con otras y transmite el impulso nervioso. Este impulso nervioso es un impulso eléctrico que permite desde mover un músculo hasta realizar los procesos cognitivos más complejos (ver, oír, hablar, tener conciencia, etc.). La mutación del gen provoca un problema en el sistema que regula los impulsos eléctricos. Es decir, la mutación provoca un cambio o error en las instrucciones para construir de forma correcta el mueble.

Tipos de mutaciones

Existen varios tipos de mutaciones. Para entender mejor los conceptos vamos a imaginarnos ese libro de instrucciones del que hemos hablado antes como un collar de perlas. Así el ADN sería como un collar de perlas Este collar tiene muchas perlas que básicamente puede ser de cuatro tipos   (adenina – A, timina – T, citosina – C o guanina- G).

Mutación Missense. Es un cambio simple en el gen, solo una perla del collar. En estas mutaciones en algunas ocasiones el cambio no llega a producir la enfermedad pero en otros si la desarrolla. Puede parecer un cambio pequeño pero recordad que son las instrucciones para hacer el mueble y cualquier cambio, por mínimo que parezca, puede provocar que el mueble no se haga correctamente

Mutación Nonsense. El cuerpo lee la información de los collares de perlas para hacer la puerta de tres en tres. Si la mutación en lugar de un cambio lo que hace es que desaparezca una perla del collar (o bien que aparezca una nueva) este proceso de lectura de tres en tres no funcionará bien ya que las perlas estarán “desplazadas”. Esto hace que el mueble no esté bien construido ya que las instrucciones se han “desalineado”. Existe otro tipo de mutación nonsense más compleja aún. Para saber dónde termina el collar se usa un triplete terminador, cuando el cuerpo “lee” este triplete para de construir la proteína (o el mueble). Hay mutaciones que hacen que por casualidad, el cambio puntual hace que la secuencia sea de parada y el organismo para de producir el mueble antes de tiempo. En estos casos siempre se produce enfermedad ya que el mueble no es funcional

Aquí se pueden consultar la lista actualizada de las mutaciones halladas hasta la fecha  http://www.molgen.ua.ac.be/SCN1AMutations/

En el primer año de vida, y especialmente en los primeros episodios, es frecuente confundir el Síndrome de Dravet con convulsiones febriles. La diferencia entre una y otra entidad es relevante, ya que en el caso de las convulsiones febriles no se trata de epilepsia, por lo que no está indicado un tratamiento crónico con fármacos antiepilépticos. El Síndrome de Dravet, en cambio, precisa de medidas de prevención de la fiebrecobertura antiepiléptica y tratamiento agresivo inicial ante la posibilidad de un estado epiléptico, así como la instauración de un programa de atención temprana, por lo que es importante que el paciente sea tratado adecuadamente y por un especialista con la menor demora posible.

Hasta hace relativamente poco, el diagnóstico sólo era posible hacia los 2-4 años de vida debido a la necesidad de esperar a la evolución para poder establecerlo, pero el desarrollo del test genético, el estudio molecular y el mejor conocimiento de la clínica pueden adelantarlo actualmente.

Aunque una primera crisis con fiebre en el Síndrome de Dravet puede ser similar a una convulsión febril, hay, no obstante, algunas particularidades en el Dravet que permiten sospecharlo. Las crisis febriles del Síndrome de Dravet aparecen en muchos casos antes de los 7 meses, tienden a ser prolongadas y a repetirse en un período breve. Además, suelen ser hemiclónicas, aunque las clónicas bilaterales o generalizadas tampoco son infrecuentes. La temperatura que las desencadena puede no ser excesivamente elevada.

Aspectos a  tener en cuenta en el diagnóstico del Síndrome de Dravet:

 

Edad de inicio de las convulsiones

Las convulsiones se desencadenaron por fiebre, enfermedad, calor o emoción a la actividad

Tipos de crisis

Frecuencia de las crisis

Duración de las crisis

Las crisis han sido controladas por la medicación

Algunos de los medicamentos empleados para las convulsiones empeoraron el cuadro

Aparición de otro tipo de crisis diferentes a las iniciales

La importancia del diagnóstico genético

El Síndrome de Dravet es una enfermedad para la que no se conoce cura ni fármacos específicos y que no solo es refractaria a tratamiento con los antiepilépticos disponibles actualmente, sino que estos pueden producir síntomas más severos y de difícil control. Así, se hace imprescindible un diagnostico precoz que combine diagnóstico clínico y genético.

El diagnóstico clínico se realiza a través de una detallada historia de crisis convulsivas, tipo de convulsión, edad de debut, etc, además de pruebas diagnósticas como electroencefalogramas y tomografías computerizadas. El diagnóstivo genético de calidad, como el ofrecido de forma gratuita por la Fundación, permite identificar la causa genética molecular del Síndrome de Dravet. De esta forma, los pacientes y sus familiares se podrán beneficiar de un apropiado consejo genético familiar y de un servicio de cribado prenatal si desean tener más descendencia. Por otra parte, permite confirmar el diagnóstico clínico previo, ayudando a la administración de un correcto tratamiento para estos pacientes y un mejor seguimiento de la enfermedad.

Por todo ello, la inclusión del diagnóstico genético en la práctica clínica habitual, en combinación con el diagnóstico clínico proporcionado por los neurólogos, permitirá establecer una rutina diagnóstica de calidad que beneficiara a los pacientes con SD.

El objetivo del tratamiento en la actualidad es la reducción de las convulsiones, para lo que el neurólogo  prescribe fármacos antiepilépticos o anticonvulsivos, normalmente en politerapia (combinación de diversas medicaciones). En la mayoría de los casos no se logra un control completo de las crisis por lo que se busca el mejor equilibrio entre el control de las convulsiones, los efectos de las medicaciones y la calidad de vida del paciente. Aunque los tratamientos actuales no curan la enfermedad, un mayor control de crisis permite mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Los afectados por el Síndrome deben recibir un tratamiento integral para mantener el desarrollo óptimo que trabaje el área motora, del lenguaje y la sociabilidad.

La ocasión de lograr un diagnóstico clínico temprano y la posibilidad de incrementar su especificidad con el análisis molecular evitará retrasos en el tratamiento. Distinguir el Síndrome de Dravet de las convulsiones febriles permite iniciar el tratamiento con fármacos adecuados.

 

Fármacos más habituales

Por experiencia, se conoce que el valproato y las benzodiacepinas son eficaces en la reducción de las crisis de estos pacientes. Se recomienda iniciar el tratamiento con valproato tras la segunda crisis. Si no se consigue control de las crisis se recomienda agregar topiramato o bien stiripentol (Stiripentol – biocodex). Stiripentol se administr añadiendo de base con valproato y clobazam.

El diagnóstico temprano es también relevante por la existencia de fármacos que pueden empeorar las crisis, como la carbamacepina, la lamotrigina, la vigabatrina y la fenitoína, que se deben evitar.  Al tratarse de una epilepsia farmacorresistente, no es difícil en la práctica clínica encontrar a pacientes ya tratados con fármacos inadecuados, situación evitable si el diagnóstico se realiza a tiempo.

Además del tratamiento farmacológico, es importante tomar medidas preventivas ante situaciones que puedan provocar la aparición de las crisis. Los cambios de temperatura corporal son claros desencadenantes de crisis en estos niños y el tratamiento antipirético profiláctico en caso de infección estaría indicado, así como la toma profiláctica temporal de benzodiacepinas.

Además, el riesgo de crisis está incrementado ante cualquier estrés inmunológico, ya que son pacientes que tienen mayor tendencia a padecer crisis cuando hay alguna infección, aunque no les provoque fiebre. Es por tanto razonable valorar el momento de la incorporación a la guardería y extremar, en lo posible, los cuidados de aislamiento cuando hay otros niños con infecciones en la familia.

La administración de vacunas es también un factor de riesgo de crisis, por lo que se debe tratar con antitérmicos profilácticos y valorar la cobertura temporal con benzodiacepinas.

Algunos afectados con Síndrome de Dravet pueden tener crisis en respuesta a estímulos visuales, como determinados patrones o cambios en la intensidad lumínica ambiental. Son factores externos que a veces se pueden evitar para disminuir el número de crisis y merece la pena el esfuerzo por identificarlos. En algunos casos es posible disminuir la incidencia de estos estímulos visuales con el uso de gafas polarizadas o parches.

Fármacos de rescate

Los estatus epilépticos, crisis de más de 20 minutos de duración, suelen aparecer más recurrentemente en los dos primeros años de vida del paciente. En estos casos se requiere una actuación inmediata, hospitalización y control exhaustivo. Las medicaciones más habituales de uso en los primeros momentos suelen ser las benzodiazepinas, tales como el Midazolamdiazepam o clonazepam para lograr el cese de la actividad epiléptica.

Tratamientos alternativos

Dieta cetogénica: Se trata de una dieta alta en grasas y baja en hidratos de carbono. Se prescribe bajo la cuidadosa supervisión de un médico que esté familiarizado con su uso, un equipo de médicos, nutricionistas y enfermeras. Es una dieta muy estricta con riesgos potencialmente significativos y que no debe hacer por su cuenta. Requiere el asesoramiento de un equipo con experiencia para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.

Tratamiento con inmunoglobulinas: El tratamiento con inmunoglobulinas intravenosas, ha dado resultados dispares, logrando en alguna ocasión la supresión de las crisis o una disminución de las mismas. Normalmente este tratamiento se suele repetir cada 2-3 semanas durante 6 ocasiones. Los resultados suelen ser transitorios, lo que obliga a repetir el tratamiento.

 

Cuidado integral del paciente

Aunque cada afectado presenta su propio cuadro clínico algunas condiciones secundarias son compartidas por casi todos los pacientes. La existencia de comorbilidad (presencia de uno o más trastornos además de la enfermedad primaria) exige la actuación de otros profesionales en trabajo en equipo en el  abordaje integral y multidisciplinar de la enfermedad.

Problemas de crecimiento y nutrición. Estos pueden incluir retraso del crecimiento, osteopenia (densidad ósea deficiente), escoliosis (curvatura de la espina dorsal), problemas con la alimentación, el apetito y la absorción de nutrientes, o dificultades con el proceso de la pubertad.

Signos de disautonomía, alteraciones en la regulación de la temperatura, sudoración, ritmo cardíaco, la circulación sanguínea y digestión.

Problemas cardiovasculares, incluyendo frecuencia cardíaca rápida o lenta, ritmo cardíaco irregular y anormalidades en la estructura del corazón.

Deficiencias en las relaciones sociales. Presentación de rasgos autistas. Alteraciones graves de la conducta, hiperactividad con o sin trastorno de la atención.

Infecciones frecuentes de las vías respiratorias (oídos, nariz, senos paranasales, garganta, bronquios y pulmones.) Infecciones frecuentes del aparato digestivo y de las vías urinarias (estómago, intestinos, vejiga y riñones).

Perturbaciones de coordinación y ortopédicos. Los síntomas pueden incluir trastornos de la marcha, escoliosis. Las deformidades del pie  y de la rodilla son frecuentes.

Los trastornos del sueño son bastante habituales en los pacientes Dravet.  Entre las alteraciones existen apneas, insomnio, despertar prematuro, terrores nocturnos.

La salud dental suele presentar problemas como el retraso en la erupción dental, bruxismo, maloclusiones, falta de piezas dentales, malformaciones, etc.

La presencia de alteraciones cognitivas importantes precisa la implicación de los profesionales de la psicopedagogía y/o neuropsicología para implantar terapias de estimulación y enriquecimiento ambiental.

 

Evolución

La evolución de la enfermedad es diferente en cada individuo. En muchos casos, la progresión del Síndrome de Dravet comienza a estabilizarse a partir de los cuatro o cinco años de edad. Presentando una menor incidencia de crisis parciales y mioclónicas y en algunos casos desaparecer. Los ataques convulsivos tónico-clónicos por lo general persisten con mayor tendencia a situarse en el periodo del sueño. La fiebre continúa siendo el detonante de crisis. Las funciones motriz, cognitiva y de comunicación se estabilizan pero los retrasos significativos permanecen en diversos grados.

Investigación

La Fundación Síndrome de Dravet es una institución creada para promover la investigación. Entendemos la investigación como el mecanismo que nos permitirá encontrar fármacos efectivos para esta enfermedad.

 

Objetivos

Construir un conjunto de herramienta de acceso libre que faciliten la investigación en el Síndrome de Dravet.

Diseñar proyectos científicos que permitan profundizar en el conocimiento de la enfermedad y que permitan acelerar la aparición de nuevos fármacos.

Transferir tecnología y conocimiento creando un ecosistema de información que permita que el conocimiento fluya.

Promover y participar en gruposde investigación y en consorcios internacionales que permitan unir fuerzas en la investigación.

Estrategia y Portafolio de proyectos Spanish and European Dravet syndrome population estimates
  • Farmacoterapia

    Esta estrategia está basada en la reutilización de fármacos y comprende tres enfoques coordinados:  Cribado virtual de compuestos. Evaluación de la eficacia del medicamento a nivel celular mediante… Seguir Leyendo

 
  • Tecnología

    La tecnología está llamada a cambiar el panorama de las enfermedades raras. La Fundación Síndrome de Dravet realiza diferentes proyectos innovadores en el terreno sociosanitario con el fin de crear… Seguir Leyendo

  • Tratamiento clínico

    Queremos establecer mejoras significativas en la asistencia de los enfermos estableciendo programas de asistencia multidisciplinar así como mejoras formativas en los entornos familiares y…  Seguir Leyendo

 
  • Diagnóstico

    Necesitamos mejorar el diagnóstico genético y molecular de la enfermedad y extenderlo al resto de epilepsias genéticas. Desarrollamos actividades que cambiarán las enormes tasas de infradiagnóstico… Seguir Leyendo

Herramientas para acelerar el proceso hacia la cura del Síndrome de Dravet

Ver Dravet Tools

Industria y agentes reguladores

La colaboración con la industria y los agentes reguladores es fundamental en el desarrollo de nuevos fármacos. La Fundación Síndrome de Dravet está colaborando estrechamente con la industria biofarmacéutica para desarrollar la próxima generación de tratamientos.

Nuestros proyectos de investigación están diseñados como plataformas de apoyo a la investigación pero también pueden servir de plataforma de aceleración de ensayos clínicos. Tenemos un biobanco que permite establecer de forma rápida proyectos de investigación que necesiten células reales de pacientes. Nuestro proyecto de análisis genético permite genotipar grupos poblacionales con el objetivo de mejorar la caracterización de muestras. Además el acceso a una extensa red de pacientes es una ventaja diferencial que nos permite conocer cómo es la población de pacientes afectados.

Contacte con nuestro Departamento de Investigación (research@dravetfoundation.eu) para explorar estas oportunidades y cómo su empresa puede colaborar con la Fundación Síndrome de Dravet.

CANNABIDIOL IN EPILEPSY, European Meeting

Thursday May 22, 2014 Vincci Soho Hotel Calle del Prado, 18, 28014 Madrid Organized by the Dravet Syndrome Foundation, Spain

CBD Meeting Information

Pacientes y familiares

Test genético

La Fundación Síndrome de Dravet, con el patrocinio económico de la Fundación BBK, oferta una prueba de análisis genético de características gratuitas (exceptuando los costes de envío de las muestras) en los diagnósticos de sospecha de Síndrome de Dravet y espectros asociados. Dicho análisis será efectuado por el Instituto de Genética Médica y Molecular (INGEMM) del Hospital Universitario de La Paz de Madrid.

El objetivo principal de este proyecto es ofrecer un correcto diagnóstico a todos aquellos pacientes procedentes de cualquier punto del mundo que sufran Síndrome de Dravet.

El diagnóstico correcto implicará de forma inmediata un cambio terapéutico (fármacos adecuados específicos de esta patología) posibilitando un mejor control clínico (disminución de los estatus epilépticos) y un mejor desarrollo cognitivo de los pacientes.

La mortalidad en este síndrome ha sido descrita de forma clásica entre un 15 -20 % en punto de corte 20 años. La correcta farmacología ha propiciado descensos de dicha cifra a un 8 % en pacientes con terapéutica adecuada.

La Fundación estima que la identificación mediante el test genético y un adecuado manejo farmacológico permitirá un descenso de mortalidad drástico en dicho colectivo y una mejora cognitiva.

La realización del test genético tiene un coste muy elevado en España (más de 1.200 euros) y debido a la crisis económica que sufre el país, muchas comunidades autónomas están retirando de su cartera de servicios dicha prueba. La Fundación está en condiciones de garantizar un test genético gratuito a todas las sospechas de Dravet.

Solicitud del test genético
Beneficios de la fundación para sus colaboradores
Prueba diagnóstica genética en INGEMM Screening prenatal Estudio de mutaciones en padres y otros familiares Futuro estudio del mosaicismo Encuentros semestrales de familias (incluyendo cuidado de niños) Acceso a red privada de familiares en Facebook Descuento en la compra de productos sanitarios (Emfit, sensores de temperatura) Acceso a Newsletter

La Unidad Clínica del Síndrome de Dravet en la Clínica Universidad de Navarra es la primera en España. Aunque se puso oficialmente en funcionamiento en 2011, sus especialistas llevan más de 15 años tratando niños con Dravet. La Unidad agrupa todos los especialistas que puede necesitar una persona afectada de Dravet en un equipo multidisciplinar dirigido por la Dra. Rocío Sánchez-Carpintero.

El objetivo de la Unidad es el diagnóstico y manejo integral y especializado del paciente con Síndrome de Dravet a cualquier edad, por personal altamente cualificado y coordinado. Pretende facilitar a las familias el tratamiento y seguimiento de sus hijos en el menor espacio de tiempo y lugar posible, con expertos en la enfermedad.

Unidad Asistencial Dravet de la CUN

Cuidando al Cuidador. Ayudando al Profesor

Introducción y Objetivos

El proyecto “Cuidando al cuidador. Ayudando al profesor” es un programa enmarcado en la atención multidisciplinar del Síndrome de Dravet, una de las patologías más graves e incapacitante entre las epilepsias infantiles conocidas.  

Se trata de un programa innovador en el cuidado del cuidador principal y una estrategia específica y eficaz en la integración escolar de estos niños.

Para ello se propone el desarrollo de una intervención de alto impacto social que permita:

Realizar una intervención psicosocial sobre el colectivo familiar y social próximo a los enfermos con Síndrome de Dravet, permitiendo una capacitación en el manejo de la enfermedad para la obtención de  momentos de descanso en el cuidador principal.

Realizar una intervención psicopedagógica sobre los profesionales educativos de los centros escolares aumentando su capacitación en el manejo de la enfermedad  y favorecer por tanto la integración y el aprovechamiento escolar de los afectados.

Objetivos  generales

Mejorar la atención del paciente con Síndrome de Dravet en el ambiente familiar y mejorar la integración en el ambiente escolar.

Mejorar las condiciones de salud física y psicológica del cuidador principal.

 

Objetivos específicos

Desarrollar una intervención en el ambiente comunitario y familiar en al menos el 80 % de los enfermos con Síndrome de Dravet nacionales asociados al programa.

Alcanzar un grado de participación en el programa escolar de al menos el 70 % de los centros educativos nacionales con enfermos que padecen la enfermedad.

Capacitar al menos a dos personas cercanas al núcleo familiar con enfermo con Síndrome de Dravet (familiares y amigos)  en al menos el 80 % de las familias incluidas en el programa.

Desarrollar un programa formativo virtual que soporte este proyecto.

Ver información completa

Vivir con Síndrome de Dravet

¿Qué le pasa a mi hijo? ¿Puede tener Síndrome de Dravet? ¿Qué tengo que hacer? 

Estas y otras muchas cuestiones nos asaltan el pensamiento cuando nos enfrentamos por primera vez a un posible diagnóstico de Síndrome de Dravet. En esos momentos es importante una actuación rápida y eficaz que logrará mejorar el cuadro clínico y la posterior evolución del niño afectado:

Es imprescindible un diagnóstico temprano del Síndrome de Dravet (SD) ya que puede ayudar a administrar fármacos antiepilépticos con beneficio demostrado y evitar fármacos dañinos.

La carbamacepina, fenitoína, vigabatrina y principalmente lamotrigina, son fármacos que están contraindicados por su alta capacidad para favorecer las crisis mioclónicas.

Los niños Dravet necesitan una atención temprana de forma enérgica y pronta que consiga mitigar los efectos de la enfermedad.

Es necesario un manejo multidisciplinar y especializado de los pacientes.

Cada familia que convive con el Síndrome de Dravet tiene una historia que contar. Cada una con sus peculiaridades pero todas ellas con un denominador común, la búsqueda de la cura de la enfermedad.

El enemigo a batir es fuerte y poderoso pero cada historia conseguirá que sigamos luchando contra esta cruel enfermedad. Todas son historias de esperanza.

Organizaciones Internacionales Síndrome de Dravet

EEUU (http://www.dravetfoundation.org/ y https://dravet.org/) France (Alliance Syndrome de Dravet) Germany (Dravet Syndrom Eltern-Selbsthilfe) Italy (Dravet Italia Onlus) Italy (Gruppo Famiglie Dravet) Netherlands (Stichting Dravetsyndroom Nederland/Vlaanderen) Romania (Dravet Romania) Switzerland (Swiss Dravet Syndrome Association) UK(Dravet Syndrome UK) American Epilepsy Society

Sobre Nosotros

Dravet Syndrome Foundation, delegación en España, nació el 31 de mayo de 2011. El germen inicial fue un grupo de padres luchadores que no se resignaron a seguir el dictado de la enfermedad que ataca a sus hijos, el Síndrome de Dravet, una epilepsia catastrófica que afecta al cerebro en formación de los niños, dejando graves secuelas neurológicas. Este grupo de padres no se resignó y decidió luchar contra la enfermedad a través de la investigación y para ello crearon la Fundación.

La organización nace con el objetivo de promocionar, incentivar y conectar los principales centros de investigación mundiales del Síndrome de Dravet y otras enfermedades relacionadas. Se sustenta en el principio de un modelo colaborativo uniendo a profesionales, pacientes, investigadores, médicos, voluntarios y patrocinadores en la búsqueda de una terapia efectiva. El objetivo principal es eliminar las barreras que impiden que la investigación sobre el Síndrome de Dravet avance, así como encontrar fármacos efectivos que permitan eliminar, mitigar e incluso curar la enfermedad.

Nuestra misión

“Somos una organización que pretende encontrar un tratamiento efectivo para el Síndrome de Dravet”

Usamos la innovación para acelerar la búsqueda de un fármaco efectivo, eliminando las barreras entre los investigadores y la industria. Queremos encontrar en el plazo de tres años un fármaco que elimine los síntomas y permita preservar el estado cognitivo de nuestros pacientes hasta que consigamos encontrar una solución definitiva para la enfermedad.

Nuestra visión

“Un mundo sin Síndrome de Dravet”

Queremos un mundo donde sufrir una enfermedad poco frecuente no signifique una condena. Queremos un mundo en el que la información científica pueda fluir sin barreras, un mundo en el que pacientes, médicos, investigadores y empresas trabajen juntos para poder ayudar también a las enfermedades poco frecuentes. Queremos un mundo en el que los pacientes que sufren una enfermedad “rara” no estén solos. Queremos que nuestro trabajo pueda ayudar también a otras enfermedades. No queremos que nuestro sufrimiento sea en vano.

Nuestros valores

“Transparencia, honestidad, integridad e innovación son los valores que sustentan nuestra Fundación”

Nos comprometemos a realizar nuestra actividad de manera TRANSPARENTE, promoviendo la HONESTIDADINTEGRIDAD en todas nuestras actuaciones. Miramos al futuro a través de la INNOVACIÓN, mediante el desarrollo de nuevas vías de investigación.

manuel_carreiras

Manuel Carreiras Valiña

Comité investigación

Director Científico de Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL). San Sebastián. España. Profesor...

cecilio_gimenez

Cecilio Giménez Martin

Comité investigación

Catedrático de Bioquímica de la Universidad Autónoma de Madrid. Centro de Biología Molecular Severo Ochoa...

pablo_lapunzina

Pablo Lapunzina

Comité investigación

Director del Instituto de Genética Médica y Molecular (INGEMM) del Hospital Universitario de la Paz. Madrid. España.

julian_lara

Dr. Julián Lara Herguedas

Comité médico

Médico Adjunto de Pediatría del Hospital Universitario Puerta de Hierro – Majadahonda de Madrid. Área de...

antonio_gil_nagel

Dr. Antonio Gil Nagel

Comité médico

Director del Programa de Epilepsia del Hospital Ruber Internacional de Madrid. Profesor de Neurología en la...

antonio_martinez_bermejo

Dr. Antonio Martínez Bermejo

Comité médico

Jefe del Servicio de Neurología Pediátrica del Hospital Universitario de La Paz de Madrid. Profesor Asociado del...

rocio_sanchez_carpintero

Dra. Rocío Sánchez-Carpintero

Comité médico

Adjunta en la Unidad de Neuropediatría de la Clínica Universitaria de Navarra (CUN) y profesora en la Facultad de...

organización fundación síndrome de Dravet españa

SantanderMicrosoftlogo-quehotelesLogo_SanSebastianlogo_morelogo_cuestionaETIQUETA_KB_fondoscolorlogo_bbk2
Descarga, imprime, reenvía o comparte nuestro material. Si quieres algún material en particular puedes contactar con nuestro departamento de Comunicación. comunicacion@dravetfoundation.eu

Cómo ayudar

¿Cómo puedes ayudar a la Fundación?

Nuestro fin de promover e incentivar la investigación del síndrome de Dravet es sólo posible gracias al compromiso constante y la generosidad de nuestros patrocinadores, colaboradores y donantes. Nos gustaría darte las gracias por ayudarnos a conseguir los máximos fondos posibles.

Necesitamos múltiples perfiles. Jefes de proyecto para investigación y tecnología, profesionales del marketing, gente que se integre en los grupos de captación de fondos, diseñadores gráficos, etc. La fundación tiene una estructura que permite incorporar voluntarios y ser productivos en muy poco tiempo. Si quieres colaborar con nosotros envíanos un mensaje a  informacion@dravetfoundation.eu

Será bienvenida cualquier iniciativa que nos ayude a difundir nuestro mensaje y que logr buscar nuevas vías de financiación para poder desarrollar más programas de investigación para vencer al Síndrome de Dravet.

Contacta

INFORMACIÓN

REDES SOCIALES

Premios Dravet

La Fundación Síndrome de Dravet otorga anualmente los Premios Dravet con el fin de reconocer a las personas o instituciones que han realizado actuaciones destacadas en beneficio de la organización.

Por decisión unánime la dirección de la Fundación Síndrome de Dravet otorgó el galardón de Premio Dravet 2012 a Ana Mingorance, Directora de Investigación de la Fundación, por su importante labor de investigación sobre la enfermedad, dedicación y compromiso con nuestra organización desde 2011.

Premio Dravet 2012 - Ana Mingorance

Ana Mingorance

“El día que recibí el Premio Dravet 2013 fue también el día que participé en la primera reunión de familias en el Hospital de La Paz en Madrid. Llevaba más o menos un año colaborando con el departamento de investigación como voluntaria desde Bélgica, donde trabajaba en la búsqueda de fármacos para enfermedades neurológicas. Conocía parte del equipo de la Fundación, pero no había estado expuesta a la realidad de las familias. Fue sin duda uno de los días más emocionantes de mi vida. Recuerdo cerrar mis palabras de aceptación del premio diciendo que “muchas gracias por el premio, pero el premio ya es trabajar con vosotros” que aun hoy suscribo. Recuerdo escuchar las historias de cada familia, y emocionarme con ellas. Recuerdo estar sentada en el aeropuerto al día siguiente, esperando a mi vuelo de regreso a Bruselas, con las imágenes del día anterior dando vueltas en mi cabeza. Y preguntarme qué leches hacía yo en Bruselas. Estuvo claro que ese día era el principio de algo muy grande. El día que recibí el Premio Dravet cambió mi vida y pasé a ser parte de la gran familia Dravet.”

Ana Mingorance, Junio 2014




Nuestra fundación está auditada por